Volver al contenido principal

Descubre el Complejo Arqueológico de Moray

Como podrás haber observado desde el primer día de tu visita, el departamento de Cusco alberga espacios llenos de vida, armonía y conocimiento ancestral. Desde la Plaza Mayor, hasta las altas montañas, la cultura inca ha dejado su huella indeleble en las edificaciones construidas y labradas en piedra madre que despiertan el asombro de todo aquel que tiene la fortuna de verlas. El misterio de cada sitio arqueológico se debe a que el proceso tecnológico empleado aún permanece incierto. Así, de todas las maravillas líticas que nos heredaron los incas, Moray es una de las más resaltantes porque muestra una tecnología muy avanzada para su tiempo.  

A 3 500 m.s.n.m. y a 7 km de Maras, justo en el Valle Sagrado de los Incas, se ubica el sitio arqueológico de Moray, que desde lejos tiene la forma de un anfiteatro, pero no te dejes engañar por las primeras impresiones. El topónimo del sitio tiene dos fuentes explicativas; una, es la de Andrés Alencastre, un quechuólogo, el cual nos dice que la palabra Moray viene de una mala reinterpretación del quechua y que el nombre de este sitio viene de dos palabras ―muyu (redondo) y uray (abajo)― que darían la significancia de un lugar circular en la parte baja; por otro lado, que la palabra Moray está vinculada a la cosecha de maíz y al mes de mayo ―aymoray.

Se cree que estos restos fueron un centro de investigación agrícola incaico que tuvo como objetivo principal la experimentación de cultivos a diferentes alturas. Esto se evidencia por cómo están tan armoniosamente dispuestos los andenes provocando, así, microclimas que harían que las temperaturas sean elevadas en el centro de los andenes, mientras que, en las partes más altas y externas, las temperaturas serían más bajas.

Grandiosa es la sorpresa de los visitantes cuando se enteran que estos preciosos andenes pueden simular hasta 20 diferentes tipos de microclimas dándole no solo al Valle del Urubamba la facultad de modelar los cálculos de la producción agrícola, sino también a muchos otros rincones del Tahuantinsuyo. Asimismo, la organización es tal que estos andenes se dividen en 3 grandes sectores en donde la calidez y humedad de la tierra dependerá de su cercanía al punto central de los andenes y a la exposición del sol durante las estaciones del año.

En Sumaq Hotel Machu Picchu Hotel nos complace saber que nuestros huéspedes se van de nuestro país recargados no solo por las energías de estas místicas tierras, sino también por el ancestral conocimiento adquirido. Las razones de la creación del sitio arqueológico Moray es algo secundario; sin embargo, dejar de visitarlo es algo que no debe suceder. Reserva con nosotros una visita, escríbenos a reservations@sumaqhotelperu.com y no dejes de fascinarte con los misterios de estas tierras y de su gente.